Desafíos y Carencias en el Sistema Penitenciario: Hacinamiento, Alimentación y Derechos Laborales

Las condiciones de los reclusos en el Establecimiento Penal de Huánuco en Potracancha son preocupantes, especialmente en lo que respecta a la atención médica, la falta de documentos de identidad para alrededor de 30 internos y la calidad de la alimentación. Estas dificultades fueron señaladas por Marco Durand Roca, quien es el jefe de la Oficina Defensorial del Pueblo en Huánuco.

Durand Roca expresó su asombro ante la situación de unos 30 internos, la mayoría varones, que carecen de Documento Nacional de Identidad (DNI). Hizo hincapié en que, a pesar de estar privados de su libertad, tienen derecho a la identidad, instando al Registro Nacional de Identidad y Estado Civil (Reniec) a otorgarles el DNI, un derecho que el Estado debe garantizar.

Además de la falta de identificación, Durand Roca mostró su inquietud por la ausencia de un médico en el centro penitenciario, que alberga a alrededor de 3000 reclusos. Según los funcionarios del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), la baja remuneración dificulta la contratación de médicos. Ante esta situación, propuso la posibilidad de establecer convenios con universidades, el Servicio Rural y Urbano Marginal de Salud (Serum) u otros sistemas para abordar de manera efectiva la crítica situación de atención médica en el penal.

Se señaló que el hacinamiento y las condiciones carcelarias actuales aumentan significativamente el riesgo de contagio de enfermedades y problemas de salud entre los reclusos.

En cuanto a la alimentación, se mencionó que, aunque no se ha verificado directamente, los reclusos informan sobre la falta de una gestión adecuada. Se hizo un llamado a los funcionarios para que tomen medidas preventivas al respecto.

Se informó sobre la queja de los internos respecto a la demora en el acceso a sus herramientas de trabajo en el taller de carpintería, lo que afecta su derecho a trabajar.

Durand Roca destacó la presencia de decenas de niños menores de 5 años en el penal, quienes están junto a sus madres prisioneras por algún delito, tratándolos casi como reclusos a una edad temprana.

Finalmente, se reveló que el 60% de los internos se encuentra en calidad de procesados y aún no tiene sentencia, mientras que del 40% con sentencia, muchos están en procesos de apelación o recursos de casación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?